¿Árboles para resolver los problemas del mundo?

Desde los árboles transgénicos para la bioeconomía hasta la propuesta de un billón de árboles y los Negocios para la Naturaleza

Por Anne Petermann y Orin Langelle, Global Justice Ecology Project

Este informe examina los eventos e investigaciones publicadas a lo largo de dos semanas, entre el 23 de junio y el 4 de julio de 2019, en el que se discute el uso masivo de árboles para permitir el estilo de vida insostenible del segmento del 1% más rico del mundo en caso de desastres ecológicos inminentes: desde los árboles genéticamente modificados para facilitar la generación “verde” de energía, plásticos y productos químicos; hasta la plantación de billones de árboles para reducir los niveles globales de carbono en la atmósfera o las “reformas” del sistema económico para permitir beneficios futuros con el pretexto de proteger la biodiversidad.

Los tres eventos en los que se presentaron estas propuestas fueron la Conferencia de Biotecnología de Árboles de la Organización Internacional de Investigación Forestal de 2019, realizada entre el 23-29 de junio en la NCSU en Raleigh, Carolina del Norte; el estudio The Global Tree Restoration Potential, publicado el 4 de julio en la revista Science; y la puesta en marcha de las iniciativas Business for Nature (“Negocios para la Naturaleza”) en China y Noruega el 2 de julio.

 

Conferencia de Biotecnología de los árboles de la IUFRO

La Unión Internacional de Organizaciones de Investigación Forestal (IUFRO) celebró su Conferencia de Biotecnología de los Árboles de 2019, del 23 al 29 de junio, en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, en Raleigh. Esta fue la primera Conferencia de Biotecnología de los Árboles realizada por la IUFRO desde junio de 2017, cuando su conferencia en Concepción, Chile, había sido recibida con días de protestas e interrupciones protagonizadas por activistas mapuches, estudiantes y otros. Esta Conferencia de Biotecnología de los Árboles había sido anunciada inicialmente para celebrarse en Curitiba, Brasil. Pero la conferencia se trasladó de forma repentina a Raleigh, Carolina del Norte, debido a las protestas en la última Conferencia de Biotecnología de los Árboles en Chile, y al hecho de que el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) de Brasil tenía una larga trayectoria de activismo contra árboles transgénicos [1] La Universidad Estatal de Carolina del Norte fue la escogida probablemente por haber servido de base a diversas iniciativas para la promoción de árboles transgénicos, incluyendo investigaciones sobre nuevas formas de alcanzar el consentimiento social ante un público resistente – un tema importante de la Conferencia de Biotecnología de los Árboles de este año.

Los efectos de esas protestas se dejaron sentir en la Conferencia de Biotecnología de los Árboles de este año, que incluyó la presencia policial constante dentro y fuera del sitio; se apeló a los participantes a tomar las tres posiciones de liderazgo más importantes del evento; la confusión de no saber cuándo y dónde se celebraría la próxima conferencia, e incluso si se continuaría utilizando el controvertido término “biotecnología”. La ausencia de las presentaciones de algunos de los líderes más directos en el campo de la biotecnología de los árboles contribuyó aún más a la ansiedad subyacente al evento.

Aunque el futuro de las Conferencias de Biotecnología de los Árboles sea incierto, lo que no se cuestionaba era el deseo de la industria de usar árboles transgénicos diseñados especialmente como materia prima para el futuro de la “bioeconomía”. Este punto fue tratado en una serie de presentaciones finales. Sin embargo, persisten importantes retos centrados en cómo desbloquear los azúcares en los árboles, lo cual se necesita para transformarlos en combustibles, plásticos, productos químicos y otros productos, como reflejó el creciente énfasis en la conferencia de 2019 sobre la técnica de edición de genes conocida como CRISPR.

Rodolphe Barrangou. Foto: Langelle/GJEP

De la presentación plenaria de apertura de la Conferencia de Biotecnología de los Árboles de la IUFRO se encargó Rodolphe Barrangou, profesor de la Universidad Estatal de Carolina del Norte y editor de la revista The CRISPR Journal, que destacó sus esfuerzos personales para llevar CRISPR y otras tecnologías de edición genética al sector forestal. Se refirió a la historia de la humanidad como “AC – Antes de CRISPR” en contraposición a “DC – después de la muerte de las otras tecnologías recombinantes.” También señaló que “el cuello de botella [es] la aceptación por parte de los reguladores y la sociedad.”

Para resolver este problema, ideó un proceso CRISPR que alcanzaría una ‘aprobación [reguladora] no transgénica”. Si la gente entendiese que la tecnología CRISPR sigue siendo una técnica de ingeniería genética, Barrangou temía que eso pudiese suponer la caída del movimiento de CRISPR.

Luego pasó a explicar cómo el uso de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático se podría utilizar en los árboles del bosque para predecir qué genomas, secuencias y caminos sería necesario derribar, encender, apagar, con el fin de encontrar las características relevantes que son de interés para la industria. También admitió que los científicos de CRISPR no están “ni cerca de comprender la genómica de los árboles de la manera en que hoy entendemos la genómica humana, debido al hecho de que los genomas de los árboles son mucho mayores y más complejos.”

Pero un exceso de confianza en la CRISPR como una herramienta para cambiar los árboles se hizo evidente en la conferencia, que incluyó varias presentaciones sobre la aplicación de CRISPR en árboles, incluyendo el uso de CRISPR para modificar la ramificación de los árboles con el fin de cultivar más densamente árboles en las plantaciones – haciendo caso omiso de las consecuencias sociales y ecológicas de este tipo de propuestas.

La falta de preocupación por parte de los investigadores en relación con las mayores implicaciones y riesgos de los árboles transgénicos ha llevado a décadas de oposición global a los árboles transgénicos, un hecho que fue discutido durante una larga sesión del panel sobre “Aceptación social de la Biotecnología Forestal”, centrada en cómo conseguir que el público acepte árboles transgénicos. Se abrió el panel con una presentación de Jared Westbrook, director de ciencia de la American Chestnut Foundation, sobre el uso de GE para restaurar el castaño americano. La segunda presentación discutió las conclusiones de una investigación llevada a cabo para tratar de convencer al público sobre los beneficios del uso de árboles transgénicos en esquemas de restauración forestal, especialmente con el castaño americano modificado genéticamente. El debate que siguió abordó el tema en términos más generales, incluyendo un debate con el público y la participación de un representante de la empresa de ingeniería genética forestal FuturaGene.

El malestar de la conferencia se hizo sentir en su cena de clausura, por lo general una celebración de gala, pero que este año fue una repetición desesperada y desordenada de llamamientos para encontrar voluntarios dispuestos a asumir la organización de las actividades futuras.

 

Propuesta para plantar un billón de árboles

Menos de una semana después de la clausura de la Conferencia de Biotecnología de los Árboles de la IUFRO, se publicó un estudio en la revista Science titulado El potencial global de restauración de los árboles, que proyectaba la capacidad de mitigar el cambio climático a través de la plantación en masa de billones árboles de todo el mundo. [2]

El estudio, desarrollado por Crowther Labs y la ETH Zürich, con la ayuda de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, fue aclamado como una cura milagrosa para el cambio climático – la solución infalible para permitir que la cultura dominante no se interrumpa por el colapso ecológico. El estudio, sin embargo, está lleno de preguntas sin respuesta y serias señales de advertencia. Una de las principales banderas es la confianza del estudio en la definición de bosques de la ONU, que es cualquier área cubierta por el 10% de árboles, sin excluir los monocultivos de árboles – a pesar de los repetidos llamamientos de grupos de protección de los bosques para hacerlo. Según el Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales, la definición de la FAO “descarta otras formas de vida, así como la diversidad biológica y cultural que define un bosque, ignorando los impactos sociales y ambientales de las plantaciones “. [3]

Lo que esto significa es que los billones de árboles que se están promoviendo podrían incluir fácilmente vastos monocultivos de árboles no nativos, o incluso árboles transgénicos, debido a la definición intencionadamente amplia de bosques de la FAO. [4] Esto se confirma por una decisión tomada en la Conferencia del Clima de las Naciones Unidas en 2003, en Milán, en la que se afirmaba que los árboles transgénicos podrían ser utilizados en plantaciones de carbono forestal.

Otra advertencia seria es la participación en este estudio de investigadores vinculados al programa de las Naciones Unidas para la Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación Forestal (REDD). [5] El programa REDD ha sido combatido activamente por los pueblos indígenas y comunidades dependientes de los bosques desde el principio. Los esquemas del programa REDD toman tierras forestales para “proteger” (y vender) el carbono que almacenan – y provocaron el desplazamiento forzado de las comunidades que viven en estos bosques. [6]

El estudio sobre los billones de árboles se refiere repetidamente a la generación de cobertura de árboles “en ausencia de” o con “mínima” actividad humana en 1,7 mil millones de hectáreas, lo que fácilmente podría resultar en el desplazamiento en masa de las comunidades rurales, pobres e indígenas de esas tierras.

Un problema adicional del estudio se deriva de sus cálculos matemáticos. Los autores admiten que las 300 gigatoneladas de carbono que calculan que van a almacenar esos billones de árboles no será posible hasta que los árboles sean maduros, lo que puede tardar décadas. [7] Mientras eso pasa, se emiten 10GT CO2 anualmente. [8] En las zonas de bosque boreal, con gran énfasis del estudio, los árboles crecen muy, muy lentamente. A esto hay que añadir la falta de interés del estudio en la creciente tasa de destrucción de bosques críticos actualmente existentes que está teniendo lugar – como lo demuestra el incremento del 88% en las tasas de deforestación en la Amazonia brasileña en el último año [9]. Todo esto hace que el estudio se parezca más a un cuento de hadas que a una recomendación seria para mitigar el cambio climático.

 

Árboles como motor para un futuro verde de consumo

Aunque aparentemente discordantes, tanto el estudio de Crowther Lab en relación con el enorme aumento de la cobertura mundial de árboles para almacenar carbono, como la propuesta de los investigadores forestales para aumentar la demanda de árboles transgénicos para sustituir los combustibles fósiles por la producción industrial de todo, desde electricidad a los plásticos, caen en la misma visión falsa de un mundo en el que el uso masivo de árboles se convierte en el camino para un “futuro limpio y verde.” Ambos son, esencialmente, esquemas cínicos y oportunistas para evitar cambios sociales, económicos y políticos reales y fundamentales y continuar así haciendo posible el consumo excesivo de siempre frente a la evidencia abrumadora de que se necesitan cambios rápidos y fundamentales en todos los niveles de la sociedad – un apelo que incluso fue adoptado por las Academias Nacionales de Ciencias [16] y por el Panel Intergubernamental de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. [10]

 

¿Negocios para la Naturaleza?

Junto con esas falsas soluciones para el cambio climático surgió otro subterfugio para utilizar los bosques y el mundo natural para acelerar la obtención de lucro bajo un barniz “limpio y verde”. El 2 de julio la iniciativa del Business for Nature (Negocios para la Naturaleza) fue anunciado simultáneamente en una reunión del Foro Económico Mundial en China y en la Conferencia Trondheim en Noruega sobre Biodiversidad.

La idea no es nueva. En 2008, en Bonn, Alemania, la Convención de la ONU sobre la Diversidad Biológica (CBD) lanzó su propia iniciativa de negocios y biodiversidad, que incluye modelos para mercadotecnia de servicios ambientales, el Programa de Compensación de Empresas y Biodiversidad (BBOP), la Economía de los Ecosistemas y la Biodiversidad (TEEB) y un nuevo Mecanismo de Desarrollo Verde. [11]

Para enfatizar la urgencia, el sitio web del Business for Nature destaca el titular: La pérdida de la naturaleza está amenazando nuestras economías – se necesitan acciones y colaboraciones urgentes. [12]

La página de inicio de la web presenta estadísticas sobre la “pérdida masiva de la naturaleza”, evitando cuidadosamente cualquier indicación de las causas, impulsada, en particular, por la creencia de que los seres humanos son de alguna forma separados de la “naturaleza”. La web destaca el Relatorio Global de Riesgos (Global Risk Report) que “identificó los riesgos ambientales como uno de los mayores riesgos sistémicos para nuestra economía global”, añadiendo que “sólo la guerra nuclear sería más destructiva”.

En la lógica retorcida del esquema del Business for Nature, la “protección de la naturaleza” se promueve de forma no irónica como “esencial para la prosperidad de los negocios”, mientras que, al mismo tiempo, enumera las actividades que nos llevaron a esta crisis ecológica – es decir, la extracción de los recursos naturales necesarios para esta prosperidad – como justificación para que los negocios protejan la naturaleza.

La culminación de la propuesta destaca las “oportunidades significativas” (lucros masivos) a realizar protegiendo los “servicios ecosistémicos” de la naturaleza:

“2 billones de dólares estadounidenses en oportunidades en la transformación del sistema de alimentos y tierras

22.6 billones de dólares estadounidenses en oportunidades para infraestructuras de agua hasta el año 2050

LA ECONOMÍA DEL OCÉANO SE ESTIMA EN 2,5 BILLONES DE DÓLARES AL AÑO”

En su compromiso con los bosques también promueve una campaña de reforestación en masa, junto con un compromiso con el REDD, y la eliminación de la deforestación para el año 2030, que sería mágicamente alcanzado sin el compromiso de reducir la demanda de productos de madera.

Tal vez esto se debe a que el futuro negocio verde será alimentado por la bioeconomía que, como se mencionó anteriormente, requiere un enorme incremento en el consumo de madera.

 

¿Va la CRISPR a fabrical el árbol transgénico perfecto (no regulado)?

Y ahí es donde la Conferencia de Biotecnología de los Árboles, el Potencial Global de Restauración de Árboles y el Negocio por la Naturaleza pueden solaparse a través de la tecnología de ingeniería genética conocida como CRISPR. [13]

La impresión general de la Conferencia de Biotecnología de los Árboles de la IUFRO fue que los científicos y la industria están invirtiendo en tecnologías emergentes como CRISPR y una creciente demanda de productos de madera y árboles de diseño para la salud de los bosques, la mitigación climática y la bioeconomía como el futuro mercado para los árboles transgénicos.

¿Será que los investigadores imaginan usar CRISPR para diseñar árboles transgénicos para la iniciativa de los billones de árboles? ¿Será que estos árboles serán especialmente adaptados para biomas específicos? ¿O estarán diseñados para resistir las tensiones climáticas, ataques de insectos u otras características?

Existen conexiones incómodas entre el trabajo para crear árboles transgénicos mediante tecnología CRISPR y el estudio del billón de árboles. ETH Zürich, en Suiza, sede del Laboratorio Crowther que lideró el estudio, por ejemplo, se considera una de las mejores escuelas de biotecnología de Europa. En marzo premió con la Medalla de Oro Richard R. Ernst a Emmanuelle Charpentier, uno de los científicos que descubrieron la herramienta de edición de genes CRISPR, y que forma parte del Consejo Editorial de la revista The CRISPR Journal con Barrangou. Y a Crowther le gusta presumir de que su laboratorio está integrado por especialistas de mapeo geoespacial, teledetección y técnicas genéticas. Es fácil ver dónde podrían encajar los árboles transgénicos con tecnología CRISPR en el esquema para cubrir el planeta con árboles genéticamente modificados absorbedores de carbono que podrían cortarse y descascarse, astillarse o digerirse en azúcares para alimentar la demanda insaciable e insostenible de materiales de construcción, energía, plásticos, etc. La demanda que impulsó la economía mundial y nos ayudó a llegar al borde del desastre.

 

Excepto por el Reglamento Europeo sobre edición de genes

Durante el panel sobre la aceptación social de los árboles transgénicos, el investigador Wout Boerjan, del Instituto Ghent, en Bélgica, un viejo defensor de la desregulación de los árboles transgénicos, habló de sus temores acerca de la decisión de la Unión Europea de tratar los árboles modificados genéticamente y otras creaciones del mismo modo que otros organismos genéticamente modificados. “Si la edición genética está bajo la regulación de los organismos genéticamente modificados, muchas empresas nuevas no podrán empezar. Hay muchas ideas nuevas basadas en CRISPR / CAS y solo podrían evolucionar hacia una empresa si no resultase tan caro sacar estos productos al mercado. Así que si usted ha editado una nueva planta y necesita pasar por el sistema de regulación, que es extremadamente caro, estas pequeñas empresas no pueden pagar y el producto no llegará al mercado, consecuentemente, toda la innovación en Europa caerá.”[14].

Miron Abramson, de la empresa de ingeniería genética forestal FuturaGene, dijo que no estaba demasiado preocupado por la edición de genes que se perciben como OGMs: “Así que vamos a tratarlo como ingeniería genética y no veo ninguna desventaja o ventaja en este caso, sino solo otra herramienta “.

 

Una voz de la experiencia ofrece una palabra de cautela

Pero en la Conferencia de Biotecnología de los Árboles de la IUFRO también se han oído voces de alerta. Más adelante en el mismo panel, el profesor Ron Sederoff, considerado el padre de biotecnología de los árboles transgénicos, señaló que “hay personas que no duermen durante la noche preocupadas por esta tecnología y yo puedo ser uno de ellos”. Un oponente de la tecnología de la ingeniería genética, David Suzuki, sostiene que no es posible confiar en la ciencia en relación con las nuevas tecnologías. La ciencia hace cosas inherentemente peligrosas y no sabemos lo que puede suceder, y yo creo que ese es el núcleo de su argumento. Pero estoy de acuerdo en que eso es cierto. Hay personas que simplemente temen las nuevas tecnologías, y creo que tienen una buena razón. Mirando hacia atrás en la historia de la humanidad, ha habido un mal uso de todas las tecnologías que se inventaron. … Ni siquiera pensamos en el potencial del mal uso de la tecnología de la que estamos hablando. Pero creo que está ahí. … Creo que hay preocupaciones, y creo que la CRISPR, por ejemplo, representa una amenaza porque hace cosas [que existen fuera de la ley] y si usted pudiese hacer lo que quisiese y de forma malintencionada, puede ser capaz de transmitir patógenos que afectan a las personas, a la ecología, a los bosques y combinar sus características y hacer cosas nuevas. Creo que hay cosas de las que preocuparse. “[15] usted puede ser capaz de recoger los patógenos que afectan a las personas, la ecología, los bosques y la altura de sus características y hacer cosas nuevas. Creo que hay cosas de las que preocuparse. “[15]

 

Transformación, no reforma: únase al resurgimiento!

El Global Justice Ecology Project, órgano coordinador de la Campaña Internacional para DETENER los árboles transgénicos, está publicando este informe y crítica de la Conferencia de Biotecnología de los Árboles de la IUFRO de 2019, la campaña Trillion Tree y la iniciativa Business for Nature debido a nuestro compromiso de construir una crítica de las falsas soluciones que permitan continuar con los negocios como siempre. Este es un paso en nuestro trabajo para ayudar a crear un movimiento que puede transformar los fundamentos de los sistemas políticos, sociales y económicos con el fin de hacer frente a las múltiples crisis ecológicas que amenazan la supervivencia futura de los seres humanos y millones de otras especies.

Otra forma en la que nos esforzamos por cumplir nuestra misión es a través de la co-organización del The Resugence: Convergencia del Movimiento Forestal y Climático de América del Norte 2019, del 11 al 14 de octubre en Shawnee National Forest al Sur de Illinois. Esta sesión acción estratégica, abierta a activistas y organizadores forestales y climáticos y otras personas, tiene como objetivo descubrir las causas profundas de las crisis ecológicas a las que nos enfrentamos y desarrollar nuevas estrategias para abordarlas. (Para más información, visite http://forestclimateconvergence.org)

Para proteger los bosques y las comunidades de los impactos de la catástrofe climática, debemos combatir activamente las falsas soluciones basadas en el mercado orientadas al lucro, injustas para el cambio climático, como se describió anteriormente. Si lo que se propone como una solución al cambio climático catastrófico pone en peligro a otras personas o ecosistemas, no se puede afirmar que sea justo ni sostenible.

Para mantener los bosques intactos debemos transformar las bases de los sistemas políticos y económicos dominantes, y hacer una transición a sistemas locales y tradicionales de pequeña escala.

Podemos ver claramente el resultado del sistema político y económico que prevalece en forma de crisis climáticas y de otros tipos, incluyendo la pérdida de agua dulce y tierras de cultivo, el colapso oceánico, la extinción en masa y las condiciones climáticas extremas, así como la escalada de abusos de los derechos humanos, incluyendo el desplazamiento forzoso, las migraciones y los genocidios.

Estos sistemas no pueden simplemente ser reformados. Hay que organizarse para hacer frente a ellos y transformarlos desde sus raíces. Incluso la conservadora Academia Nacional de Ciencias está de acuerdo. Un artículo publicado el 6 de agosto de 2018 concluye: “Una trayectoria estabilizada de la Tierra requiere un manejo deliberado de la relación de la humanidad con el resto del sistema terrestre, si el mundo quiere evitar cruzar un umbral planetario. Sugerimos que se requiere una profunda transformación basada en una reorientación fundamental de los valores humanos, la equidad, el comportamiento, las instituciones, las economías y las tecnologías. “[16]

Para obtener información sobre cómo participar en este esfuerzo de transformación sistémica, visite The Resurgence: Convergencia del Movimiento Forestal y Climático de América del Norte 2019: http://forestclimateconvergence.org

 

NOTAS

1] CTNBio Meeting to Approve GE Trees Cancelled – FuturaGene Taken Over (2015) https://stopgetrees.org/victory-ctnbio-occupied-meeting-cancelled-no-approval-ge-trees/ Ver também Interview with a Militant of the MST (2017) https://www.youtube.com/watch?v=4GeqRRM7A5s&list=PLJIqsEBkCVM2edxllRUp2a0zTwPI0CMjq&index=4&t=561s

[2] The Global Tree Restoration Potential (2019) https://science.sciencemag.org/content/365/6448/76

[3] Durante décadas, el Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales y otros exigieron que la FAO cambiase su definición de bosque, lo que “reduce el bosque a cualquier área cubierta por árboles. De este modo, la definición de la FAO descarta otras formas de vida, así como la diversidad biológica, cíclica y cultural que define un bosque en su interconexión continua con las comunidades dependientes de los bosques. La definición reduccionista de la FAO también permite a las empresas detrás de decenas de millones de plantaciones industriales de crecimiento rápido que afirmen que sus monocultivos son “bosques plantados”. Las estadísticas forestales de los países contabilizan, por lo tanto, estos monocultivos industriales de rápido crecimiento como ‘bosques’, a pesar de los impactos sociales y ambientales bien documentados que este tipo de plantaciones causan en todo el mundo. El WRM ha explicado que “En 2009, la definición de los bosques no es un debate académico o lingüístico: se trata de una cuestión política que tiene graves consecuencias sociales y medioambientales para todo el mundo. Definir las plantaciones como bosques frotalece al sector empresarial – en particular las empresas de plantaciones – y debilita las comunidades locales que se oponen a ellos para proteger sus medios de vida. La FAO sigue desempeñando este papel, negándose a cambiar su definición.” https://wrm.org.uy/wp-content/uploads/2018/03/Compilaci%C3%B3n-21-de-Marzo-2018-EN.pdf

4] El uso de la definición de la FAO significa que los esfuerzos de “reforestación” podrían convertirse fácilmente en monocultivos de árboles, o incluso plantaciones de árboles transgénicos, ya que no hay diferencia oficial entre ellos. Mientras que el Laboratorio Crowther se aleje de la cuestión de los monocultivos en su seguimiento en línea [https://www.crowtherlab.com/tree-restoration-potential-qa/], el uso de la definición de bosques de la FAO significa que los monocultivos no se pueden evitar. Y en la Conferencia Mundial Forestal de la FAO en 2009 en Buenos Aires, las sesiones sobre reforestación, forestación, restauración forestal, la gestión sostenible de los bosques y la deforestación neta cero se defendió la plantación de monocultivos de árboles. [http://climate-connections.org/2009/10/23/world-forestry-congress-or-how-i-learned-to-stop-worrying-and-love-plantations/] [5] National Forest Monitoring and Information Systems for a transparent and truthful REDD+ process (FAO) https://www.researchgate.net/project/National-Forest-Monitoring-and-Information-Systems-for-a-transparent-and-truthful-REDD-process-FAO

[6] Sky Protector Briefing Paper https://skyprotector.org/2018/08/19/sky-protector-briefing-paper-8-2/ Véase también la película A Darker Shade of Green, REDD Alert and the Future of Forests https://www.youtube.com/watch?v=FPFPUhsWMaQ y

REDD-Monitor’s Offsetting fossil fuel emissions with tree planting and ‘natural climate solutions’: science, magical thinking, or pure PR? https://redd-monitor.org/2019/07/04/offsetting-fossil-fuel-emissions-with-tree-planting-and-natural-climate-solutions-science-magical-thinking-or-pure-pr/

[7] “Está claro que la captura de carbono asociada a la recuperación mundial no podría ser instantánea porque llevaría varias décadas hasta que los bosques alcanzasen la madurez. Sin embargo, suponiendo que la mayor parte de este carbono adicional provenía de la atmósfera, lograr ese potencial máximo de restauración reduciría una proporción considerable de la carga mundial de carbono antropogénico (~ 300 GtC) hasta el momento. “(1). The global tree restoration potential https://science.sciencemag.org/content/365/6448/76

[8] Según el Global Carbon Project: https://www.co2.earth/global-co2-emissions

[9] Brazil: huge rise in Amazon destruction under Bolsonaro, figures show, The Guardian, 3 de julio de 2019 https://www.theguardian.com/world/2019/jul/03/brazil-amazon-rainforest-deforestation-environment

[10] “Limitar el calentamiento global a 1,5 °C exigiría cambios rápidos, de largo alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad. Con claros beneficios para las personas y los ecosistemas naturales, limitar el calentamiento global a 1,5 °C en comparación con los 2 °C puede estar acompañado de una sociedad más sostenible y equitativa”, Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, Resumen para los formuladores de políticas https://www.ipcc.ch/2018/10/08/summary-for-policymakers-of-ipcc-special-report-on-global-warming-of-1-5c-approved-by-governments/

[11] The Green Shock Doctrine, p. 4 https://globaljusticeecology.org/green-shock-doctrine/

[12] Site da Business for Nature: https://businessfornature.org/

[13] La CRISPR es una técnica de edición genética en la cual los segmentos CRISPR y RNA y las enzimas que producen se usan ​​para identificar y modificar secuencias de ADN específicas en el genoma de otros organismos https://www.merriam-webster.com/dictionary/CRISPR

[14] Sesión de la Conferencia de Biotecnología de los Árboles de la IUFRO de 2019 sobre “Aceptación Social de la Biotecnología de los Árboles” (Cita encontrada en 49:47) https://mediasite.wolfware.ncsu.edu/online/Play/f9f72a14f48f4b4bb5a58222979e4afd1d?catalog=b9038d70a4ff49dbaab35ddc1a25705821

[15] Sesión de la Conferencia de Biotecnología de los Árboles de la IUFRO de 2019 sobre “Aceptación Social de la Biotecnología de los Árboles” (Cita encontrada en 1:28:04) https://mediasite.wolfware.ncsu.edu/online/Play/f9f72a14f48f4b4bb5a58222979e4afd1d?catalog=b9038d70a4ff49dbaab35ddc1a25705821

[16] Proceedings of the National Academy of Sciences, August 2018: Trajectories of the Earth System in the Anthropocene https://www.pnas.org/content/115/33/8252

 

print